HISTORIAS DE ÉXITO

Home / Historias de éxito / Jefferson, gerente de su vida a través de su negocio propio.
junio 16, 2017
Jefferson, gerente de su vida a través de su negocio propio.

La transformación de un joven colombiano a través de su negocio propio.

Buenaventura es el principal puerto de Colombia sobre el océano Pacífico. A pesar de ser un territorio de una gran biodiversidad y de contar con una ubicación geográfica privilegiada, ha sufrido la violencia y la falta de oportunidades como pocos lugares en Colombia.

Ángulo es un soñador de 35 años nacido en el puerto. El entorno no le ha sido fácil. Según cálculos del Centro Nacional de Memoria Histórica en Buenaventura se presentaron 4.799 homicidios entre 1990 y el 2012. Sus habitantes, de mayoría afrodescendiente, han estado sometidos al desplazamiento, al despojo y al acoso de grupos armados ilegales. Ante esta situación, para muchos jóvenes desplazarse a otros lugares, vincularse a la ilegalidad armada u optar por el dinero fácil son las pocas alternativas que les quedan en un puerto rico pero con falta de oportunidades.

Jefferson no se fue ni optó por la ilegalidad. Como él mismo explica, su situación lo hacía un candidato ideal: “yo terminé mi bachillerato y me fui a prestar servicio militar. Cuando regresé esto estaba duro y uno hombre, joven y con libreta militar, hmmm la gente dice este sabe manejar armas, este me sirve. Además, no conseguía trabajo. Hice un curso de vigilancia y me logré emplear. Ahí estuve varios años en una clínica, luego hubo muchos problemas allá y decidí montar este negocio”.

Ante la ausencia de puestos de empleo formal, dada la presencia de un sector privado incipiente y dependiente del puerto, el auto-empleo se convierte en otra alternativa para los jóvenes de Buenaventura. Y así fue para Jefferson. Su negocio: la Sala de Internet “Jarod y Anne”, que abrió a comienzos del año 2015 con cuatro computadores, una fotocopiadora, alguna mercancía de papelería y dulces, ninguna idea sobre administración y la ilusión de poder generar los ingresos necesarios para mantener a su familia. Diversas dificultades se le presentaron: no sabía por dónde empezar, su familia no patrocinaba su idea ya que generaba gran incertidumbre sobre cómo iba a alimentar a sus dos hijos. Jefferson, sin embargo, logró mantenerse firme, convencido que ese sería el camino para mejorar su futuro.

Luego de un año y 9 meses de funcionamiento, Jefferson se inscribió en el curso Gerencia para Pequeños Empresarios del proyecto SCOPE: Empleos para construir futuro, iniciativa del Gobierno de Canadá y de Cuso International en alianza con la Fundación Carvajal. El proyecto identifica las barreras que micro-empresarios colombianos enfrentan, tales como falta de oportunidades para recibir una formación pertinente y fortalece sus competencias personales y administrativas para el manejo y sostenibilidad de sus negocios.

El antes: “Yo era muy desorganizado”

La falta de conocimientos básicos en la administración de un negocio propio, pueden conducir a su fracaso. Jefferson recuerda que “antes de empezar la formación, yo no tenía horario, llegaba a la hora que podía, pues tengo que llevar a mi hijo todos los días al jardín. Abría mi negocio y me ponía a arreglar la sala, lo cual me hacía perder tiempo de venta. Hoy en día dejo todo limpio en la noche. Antes el negocio quedaba desarreglado al finalizar la jornada”.

Kenya Moreno, su profesora en el curso, también recuerda a Jefferson antes de iniciar la formación: “cuando conocí a Jefferson, era un empresario que tomaba decisiones de forma impulsiva. Su negocio era desorganizado. Sus productos no lograban satisfacer las necesidades de sus clientes. Él compraba productos sólo por llenar las vitrinas, pero no tenía en cuenta la necesidad de su cliente. Lo que rescato de él, es que desde siempre ha sido una persona muy entusiasta”.

El después: “Ahora llevo control, tengo todo anotado”

Hoy Jefferson habla con propiedad de su negocio y se expresa en términos más técnicos. identifica sus cliente y ha incorporado prácticas que le han permitido mejorar su negocio. “Yo era muy desorganizado. Ahora llevo control, tengo todo anotado. Me di cuenta que muevo más dinero del que creía”, reconoce.

Los cambios en Jefferson son relatados por Kenya, su profesora: “hoy es un empresario que se preocupa más por sus clientes y sus necesidades. Jefferson toma decisiones más estratégicas; reconociendo las fortalezas y debilidades que tiene su negocio. Está mucho más motivado, más organizado, ya proyecta su negocio con una mayor rentabilidad a mediano y largo plazo. Como persona puedo decir que es más respetuoso, mantiene un trato cordial y con límites con sus clientes, es más tolerante, más cumplido con los horarios y disciplinado con las actividades que se propone. Me gusta ver cómo ha mejorado con su vida”.

Para la vida y el negocio

Jefferson es consciente de lo que le ha significado la formación en términos de conocimientos: “en las clases se habla del negocio y uno aprende los costos variables, contabilidad, a identificar al cliente; cosas que hacía pero que ahora son mejores”.

Pero no solo eso. Sobre su aprendizaje en el curso afirma: “los compañeros se vuelven como familia. Uno va a la clase, aprende y saca un espaciesito para reír un rato y divertirse, me gusta mucho. También se trabaja el ser, cosas aplicables a la vida cotidiana. Muchas veces nos metemos en el trabajo y descuidamos a la familia y aquí uno aprende que todo es importante”.

Ya son dos años de operaciones de su sala de internet y Jefferson es consciente que aún necesita consolidar muchos aspectos. Con empeño, quiere ver crecer su negocio, generar empleo en su comunidad. Incluso, como parte de su proceso, pronto vinculará formalmente a su primer empleado. Quiere también ser ejemplo para otros jóvenes que no encuentran alternativas para salir adelante.

Jefferson forma parte de 350 micro-empresarios que participan en el proyecto SCOPE: empleos para construir futuro en las ciudades de Cali y Buenaventura, que también ofrece formación y oportunidades de empleo a 10.545 jóvenes, mujeres y víctimas del conflicto armado en ocho ciudades colombianas. Gracias a ello, Jefferson ya cuenta con conocimientos para su negocio y su vida.

 

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
post

Post más populares

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN CUSO INTERNATIONAL EN COLOMBIA

Leave this field blank

Build your own WordPress form with Happyforms