HISTORIAS DE ÉXITO

Home / Historias de éxito / Héroes trabajadores: Miguel Altamar, a prueba de todo reto
junio 2, 2020
Héroes trabajadores: Miguel Altamar, a prueba de todo reto

Desde hace seis años Miguel Altamar, un joven venezolano, se trazó la meta de construir un mejor futuro en Colombia, pero no faltaron los días en que se asomó la duda. Esa inquietud sobre volver o no al país vecino retumbó en su cabeza recién llegado a Bogotá, cuando deambuló por las calles de la ciudad, sin saber cómo encontrar el camino a casa.

Miguel no tenía dinero para el pasaje del bus y tampoco tenía un teléfono para que alguien le dijera cómo encontrarse con el amigo donde se hospedaba. Ante la frustración de no conseguir un trabajo en Cartagena, su mamá y hermana retornaron a Venezuela. En cambio, él decidió mudarse a la capital, “porque me dijeron que aquí la cosa estaba chévere. Ese día, mientras caminaba y caminaba, me pregunté por lo que hacía aquí en Colombia”, comenta el joven de 25 años.

 

En Cartagena había sido mototaxista, con la mala fortuna de que su piel se enfermaba a raíz de la exposición a la inclemencia del sol. Al arribar a la capital trabajó unos días en construcción, por los cuales el patrón nunca le dio respuesta sobre el pago. Se repetía que “si aguantaba las verdes, algún día podría comer las maduras” y así fue.

Después de dedicar varias horas de las semanas al envío de hojas de vida, este migrante venezolano se puso en contacto con el proyecto Empleos para construir futuro, liderado por Cuso International y apoyado por el Gobierno de Canadá. Su perfil llamó la atención del callcenter Almacontact, uno de los socios privados de la iniciativa, que lo contrató en enero del año en curso. 

En los inicios de la emergencia social y económica desatada por el Covid-19, no tuvo otra opción que trabajar desde casa. Para adaptarse a esta modalidad laboral, Cuso International le alquiló un computador y le suministró una conexión permanente a Internet.

Sin el apoyo de Cuso, no hubiese podido continuar laborando. Curiosamente al comienzo de esta época, mis llamadas desde la casa generaban más ventas. Ahora, creo que las personas han empezado a sentir los efectos de la cuarentena en la economía. Pero, yo sigo en la lucha y me conecto desde temprano al trabajo para que mis resultados no desmejoren tanto”, agrega el trabajador.

Las herramientas para el trabajo en casa fueron posibles gracias a la creación de un fondo de recursos por parte del proyecto, que busca contribuir a que las empresas socias y beneficiarios/as logren una permanencia laboral en medio de esta crisis. De manera específica, el fondo ha destinado recursos para cubrir un porcentaje de los salarios, elementos de bioseguridad, auxilios de transporte y alimentación , así como elementos para la conexión remota.

Es gratificante tener como aliado a Cuso International, entidad que se compromete con el bienestar de nuestros trabajadores/as. Agradecemos enormemente su apoyo en estos momentos de dificultad”, dice Andrés Rodríguez, Coordinador de Recursos Humanos de Almacontact.

Miguel se siente satisfecho de seguir siendo parte del equipo de Almacontact, pues “es un empresa donde no clasifican a las personas por su nacionalidad”. Además de contar con un empleo formal que le genera un salario estable, envía una parte de sus ingresos para que su hermana y madre, actualmente desempleadas, subsistan en Venezuela.

A la fecha más de 23 socios privados y 421 trabajadores/as participantes del proyecto se han beneficiado con el fondo de recursos para preservar los empleos (más información sobre esta iniciativa aquí). 

 

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
post

Post más populares

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN CUSO INTERNATIONAL EN COLOMBIA

Leave this field blank

Build your own WordPress form with Happyforms